El año de la esperanza

Se acaba el segundo año de la pandemia. Otro año marcado por los contagios y las restricciones pero con la gran diferencia de las vacunas para la covid 19. Eso que hace justo un año me parecía el mejor deseo para pedir con cada campanada y con cada uva de la suerte, se han cumplido, salud y vacunas.

Y llegamos de nuevo al cierre del año, pero en esta ocasión, nada tiene nada que ver con nuestra situación de hace un año. Se disparan los contagios de la variante Ómicron y sin embargo, las personas que acaban ingresadas o fallecen son un bajo porcentaje. Algunos expertos vaticinan ya el principio del fin, con un virus cada vez más débil a pesar de su alto nivel de expansión. Muchos dicen que el año 2022 es la tercera temporada. Yo creo que ya estamos muy cerca de alcanzar la verdadera normalidad.

Escribo esta pequeña reflexión acerca del año que está a punto de terminar, sentada al sol de la tarde, llenando mi piel y mi alma de rayos de sol que son vida, en el silencio que otorgan las cálidas tardes de invierno, mientras duermen la siesta los demás miembros de la familia, oyendo tan solo el rumor del agua cayendo en el pilar del patio, mientras algún pájaro interrumpe la musicalidad del agua con sus trinos. Se respira paz, sosiego y tranquilidad. El campo es para quiénes vivimos en la ciudad siempre el mejor refugio para poder recargar nuestra mente de energía.

Pero tengo serias dudas acerca de que volvamos a ser y relacionarnos como antes. Algo nos quedará después de estos años de pandemia. Además, se cierra un año que quedará marcado en nuestras vidas por la pérdida de una persona muy especial e importante. Noviembre ha sido de nuevo un mes negro, cómo lo fue hace dos años.

Finaliza un año en el que hemos intentado vivir a pesar de todo: disfrutar de la familia todo lo posible, apurando los minutos, sin querer decirnos adiós; de los amigos aunque fuera en el parque, al aire libre y con distancia de seguridad y sobre todo, aprovechar el tiempo con nuestra hija. Nuestras vacaciones de verano en Mojácar, las escapadas a la Serranía de Ronda, y los fines de semana de playa o de ruta han sido nuestra vía de escape.

Hemos retomado las largas caminatas de senderismo, sobre todo en verano y otoño, aprovechando los caminos por los lechos de los ríos y las acequias, descubriendo nuevas zonas. Sentirnos llenos de vida y activos nos ha ayudado a afrontar momentos difíciles.

2021 ha sido sin duda el año de la esperanza. Cuando me comí la última uva la pasada Nochevieja y me puse mi anillo amuleto, eran sólo deseos y sueños en mi corazón. Pocos meses después, esos sueños eran una realidad.

Mientras, los gatos dormitan aletargados por el sol a mis pies, dejando pasar las horas tranquilamente, y sólo mueven sus orejas cuando alertan algún pequeño ruido que pueda interrumpir su placentero descanso.

Las largas colas en los vacunódromos hicieron que me emocionara cada vez que pasaba al lado, esperando mi turno, sintiéndome afortunada por ellos. Y cerramos el año con toda la familia vacunada, algunos ya con las terceras dosis, sanos y sin tanto miedo.

Estoy segura de que el nuevo año nos traerá nuevos retos, nuevos obstáculos que superar, pero me pilla con las fuerzas renovadas, con el ánimo fuerte y dispuesta a luchar. Tenemos en el cielo las estrellas que brillan con más fuerza, que son nuestros talismanes. Y aunque sus ausencias siempre van a doler, la vida nos regala sonrisas que son tiritas para el alma.

Para el año 2022 le pido salud, ser feliz y disfrutar sin miedos de las pequeñas cosas que nos regala la vida.

Y así, con esta calma y con la brisa acariciando nuestra piel, queremos acabar el año, junto a la chimenea, rodeados de la familia, brindando por un año que se acaba y por uno nuevo que llega como un libro en blanco, esperando a que escribamos en él muchas líneas de momentos maravillosos e inolvidables. No olvides coger un buen bolígrafo.

Feliz año nuevo 🥳

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.